« El St. Louis y los recuerdos | Inicio | Pareja homosexual se casa en la Patagonia »

La cadena de la bondad

En el Centro de Rehabilitación Cardíaca del hospital Jackson Memorial trabaja una voluntaria que ofrece palabras de aliento, sonrisas y apoyo moral a los pacientes cuando sus ánimos están aplacados, que es casi siempre.

Rita Hurtado los ayuda a caminar, les coloca el monitor, limpia los equipos que van a usar, los mantiene hidratados y los inspira, mientras hacen fisioterapia, al compartir sus propias vivencias.

``La gente llega con mucha depresión. Pero les cuento todo lo que me pasó, y que ahora puedo subir escaleras, caminar, correr, bailar, e incluso que estoy estudiando inglés'', detalla Hurtado, una nicaragüense de 53 años que reside en La Pequeña Habana.

Meet23 heart dade ahk












 

Los pacientes la escuchan y se identifican porque hace nueve meses ella pasó por una operación de corazón abierto en la que la válvula aórtica fue reemplazada por una artificial. La aorta es el principal vaso que suministra sangre al resto del organismo. La suya se estrechó y obstruía el flujo sanguíneo, lo que en poco tiempo le habría causado la muerte.

Hurtado se dedicaba a limpiar casas y pensaba que por eso vivía agotada. Como no tenía seguro médico, viajó a Nicaragua hace dos años para atenderse. Pero le dijeron que no podían ayudarla. Regresó a Miami y su salud continuó deteriorándose hasta que terminó en la sala de emergencias del Jackson.

Eventualmente la pudieron operar gracias a un aporte de la Fundación Cardíaca Larry King, creada por el afamado presentador de CNN, y gracias a las caridades del Jackson.

Apenas logró cobrar suficiente fuerza, Hurtado regresó al hospital, ahora como voluntaria. ``Siempre uno tiene que dar cuando recibe'', asevera.

Pero esto es sólo una parte de la historia. 
 
 Hurtado determinó donar su tiempo y esfuerzo inspirada en el altruismo de una niña que, sin conocerla, recaudó $2,500 para su intervención quirúrgica como parte de un proyecto de compromiso social que suele llevarse a cabo antes del Bat Mitzva, la ceremonia en la que, a los 12 años, las niñas judías asumen la responsabilidad de sus acciones futuras.

Brooke Steinberg iba a cumplir 7 años cuando su abuela murió de una enfermedad del corazón. Para honrar su memoria, la niña optó por vender limonada y brazaletes de corazones rojos con miras a donar los fondos a la fundación de King. Al percatarse de su sensibilidad e interés por la causa, los directivos decidieron presentarle a la paciente que había auxiliado con su generosidad.

``Fue muy especial que ayudé a salvar a una abuela porque yo perdí la mía'', comentó Brooke, quien reside junto a su familia en Davie.

Brooke23 heart dade ahk ``Cada uno de nosotros puede hacer una diferencia para ayudar a salvar vidas'', subrayó la niña que cumplió 13 años.

Hurtado tiene cuatro hijos --tres en Nicaragua y una en Miami-- y cinco nietos, más el sexto que está por nacer.

``Si una niña de 12 años se puso a vender limonada en la calle por mí, entonces yo también puedo hacer algo por los demás'', dijo.

La rehabilitación de pacientes con cirugías del corazón puede ser lenta. Sin embargo, Hurtado se recobró bastante rápido y ha podido reintegrarse a las actividades cotidianas con relativa normalidad. También trabaja en el cuidado de personas mayores.

Lógicamente, el centro de rehabilitación, en el que ella también recibió fisioterapia, se transformó en el lugar perfecto para devolver lo que le habían dado, aunque no hay nada que iguale el valor de la vida misma.

``Ella es como una psicóloga privada que les da consejos [a los pacientes]'', señaló Taimé Roque, fisioterapista del Jackson. ``Rita es muy alegre y siempre tiene una sonrisa en la cara y una palabra positiva para ofrecerles. Hasta para nosotros su presencia es buena''.

Mientras tanto, Brooke participa en un programa de la Fundación King que busca incentivar a otros niños a seguir su ejemplo. De ser así, más pacientes sin seguro médico podrían salvarse y unirse, al igual que Hurtado, a la cadena de la bondad que nos entrelaza.

Comentarios

Fuente You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

-
 
Acerca del Nuevo Herald | Acerca de McClatchy | Contáctenos | Políticas de privacidad y condiciones de uso | Publicidad